• Mis textos,  Periodismo,  Reflexiones

    Marta no puede ponerse al micro ahora mismo

    ¡Hola a todes! Ha llegado el momento de contaros en qué he estado pensando últimamente. Acontecimientos recientes me han hecho recordar aquello que me hizo cerrar mi empresa Stacion Musical a inicios de 2015: el ego, la toxicidad y el fanatismo devoto que no sabe que los ídolos que uno tiene son humanos y también cometen fallos. Pero empecemos por el principio: Stacion Musical era una radio por internet que se dedicaba (mejor dicho, donde yo me dedicaba) a ayudar a artistas que estaban empezando. Nadie de mi entorno creía demasiado en el proyecto al principio, pero a medida que fue creciendo, muchas personas me tuvieron que dar la razón:…